La Junta de Cofradías lamenta el fallecimiento de Tico Medina, pregonero de la Semana Santa en 2011

05 de Julio de 2021

El periodista granadino Tico Medina, que pregonó la Semana Santa de Cuenca en 2011, ha fallecido a los 86 años de edad, según publican diversos medios españoles. La Junta de Cofradías se suma al dolor por su pérdida y envía un mensaje de condolencias a sus familiares y amigos, así como ruega una oración por su alma.

Tico Medina desarrolló su carrera especialmente en el ámbito de la entrevista, donde llegó a alcanzar las mayores cotas de excelencia, siendo un referente internacional. Su carrera comenzó en Granada, en Radio Granada y el Diario Ideal. Escribió también en el periódico Informaciones y más adelante en el diario Pueblo. Ha sido redactor jefe de la revista ¡Hola!, jefe de reporteros de ABC, corresponsal de guerra y enviado especial en una buena parte del mundo.

Tico se hizo popular al ponerse al frente del primer programa de entrevistas de Televisión Española, llamado 'Tele-Madrid' (1957) junto a Yale. En años sucesivos mantendría una presencia constante en la pequeña pantalla, que se prolonga hasta la década de 2000. Además fue corresponsal en México entre 1977 y 1978.

Profesional polifacético, Tico ha sido guionista de cine y llegó a publicar más de 20 libros en su faceta como escritor. Entre sus premios se cuentan dos Premios Ondas y una Antena de Oro. Era académico honorario de la Academia de Buenas Letras de Granada.

Pregón de la Semana Santa de Cuenca de 2011

El Pregón que Tico Medina ofreció a la Semana Santa de Cuenca de 2011 fue breve, pero intenso. En una iglesia de San Miguel a rebosar, el periodista recordó todas las tragedias del mundo desde la primera y dejó claro que, como la Semana Santa de Cuenca, ninguna. El periodista, que reconoció haber leído todos los pregones anteriores al suyo para quedarse con las palabras esenciales que a día de hoy no han perdido su sentido, dejó en su Pregón frases para el recuerdo. Vaya una selección de ellas a modo de homenaje:

"Qué gran milagro todos los años cuando Cuenca se une"

"He oído muchos tambores y he visto muchos morados, pero ninguno como los de Cuenca"

"Nunca Cuenca en vano, no. Siempre ya para mí Cuenca en vena"

"El mundo es una turba, pero no como la vuestra. La vuestra no me turba, porque lo que quiere es tapar la otra burla, la que cada día se hace en el mundo"

"Hoy quisiera yo que reventaran palabras mías como si fueran piedras, las piedras del cantero de San Miguel con las que se hicieron estos nueve muros"

"Quiero ser el cofrade que tronchó su capirote del sur para hacer penitencia verdadera con su capuz"