La inmensidad y el vacío, en las manos de la Soledad de San Agustín, anuncian de la Semana Santa de Cuenca 2024

02 de Febrero de 2024

Reportaje gráfico: Águeda Lucas

La inmensidad y el vacío, representado en las manos suplicantes de Nuestra Señora de la Soledad de San Agustín, imagen Titular de la Hermandad a la que da nombre en la madrugada del Viernes Santo, es la imagen que anuncia la Semana Santa de Cuenca de 2024. Su autor, el artista conquense José María Albareda, la descubría ayudado por el presidente de la Junta de Cofradías, Jorge Sánchez Albendea, al filo de las 20:45 horas de este viernes, 2 de febrero, en el acto con el que arranca oficialmente ese tiempo que en Cuenca conocemos como pre-Cuaresma y que es el inicio propio de nuestro tiempo de Semana Santa.

El Teatro Auditorio ‘José Luis Perales’, cedido por el Ayuntamiento de la ciudad para la primera gran cita nazarena del año, registró lleno absoluto. No faltó nadie, como viene siendo habitual en una cita que cada año gana en relevancia. Acompañaron a la Comisión Ejecutiva – encabezada por su presidente, Jorge Sánchez Albendea – y a Cartelista y Pregonero: Antonio Fernández, Vicario General de la Diócesis de Cuenca; Darío Dolz, alcalde de la ciudad; José Luis Martínez Guijarro, vicepresidente de la Junta de comunidades de Castilla-La Mancha; María Ángeles López, delegada de la Junta en Cuenca; M.ª Ángeles Martínez, diputada de Cultura; Mari Luz Fernández, subdelegada del Gobierno en Cuenca; Coronel Fernando Antón, subdelegado de Defensa; Francisco Sánchez, inspector jefe de la Policía Nacional en Cuenca; María Jesús Pascual, Teniente Coronel de la Guardia Civil; Cesar Sánchez, vicerrector del Campus de Cuenca; Carlos de la Sierra, presidente de Fundación Globalcaja; concejales del Ayuntamiento de Cuenca, diputados nacionales y regionales, miembros de la Real Academia Conquense de Artes y Letras (RACAL) y personalidades de la vida social y cultural de Cuenca y Castilla-La Mancha.

El acto comenzó en esta ocasión con música en directo, ofrecida por la formación musical Rural Band. Dirigido por Pablo Martínez Valiente, el grupo interpretó las marchas ‘Señor del Miércoles Santo’, de Pablo Martínez; ‘Sangre Real’, de Sergio Bascuñana; y la mítica ‘Jerusalén’, de José Vélez, en una actuación en la que la música estuvo acompañada por tres montajes en vídeo, obra de José Luis Muñoz.

Presentación del Cartel

“Hace exactamente 365 días estábamos también aquí, en este Auditorio que siempre nos abre sus puertas a los nazarenos y que es ya escenario clave para nosotros. Y estábamos como lo estamos hoy: para conocer nuestro Cartel de Semana Santa”. En su discurso de apertura del acto, el presidente de la Junta de Cofradías, Jorge Sánchez Albendea, apeló a la unidad de la comunidad nazarena sirviéndose del Cartel como hilo conductor: “El Cartel es esa imagen que nos representa. Que nos define. Que plasma lo que es nuestra Semana Santa, lo interpreta y se lo muestra al mundo con un objetivo: que vengan, nos conozcan, compartan procesión con nosotros y, si conseguimos hacer que sientan lo que nosotros sentimos, que se hagan también nazarenos”.

“El Cartel es cada año diferente” expresó Sánchez Albendea. “Cada autor deja su sello. Y sin embargo, hay una cosa en la que todos los carteles coinciden: en que nos unen. Más allá del estilo y la técnica o de la opinión de cada uno, el Cartel es esa imagen que nos une a todos. Aquella que cada año enseñamos a los demás con más orgullo. La que enviamos a nuestros amigos de otras ciudades para decirles: éste es nuestro Cartel. Ésta es nuestra Semana Santa. La nuestra. Con esa alegría única que nos provoca hablar de ella”. El presidente recordó que “como nazarenos, tenemos la responsabilidad de trabajar unidos, como estamos hoy aquí, porque nuestra Semana Santa debe seguir siendo ese gran tesoro que tiene Cuenca y que está por encima de todo y de todos: con sus señas de identidad, con el silencio y la sobriedad que le son propios, con la fraternidad que siempre nos ha caracterizado”.

“Que el Cartel sirva además para recordarnos que la Semana Santa es nuestra, como ha dicho nuestro Obispo, monseñor José María Yanguas, el alguna ocasión. De todos los nazarenos. Y que está por encima de modas, cargos y épocas. Porque, como muy bien dijo en su Pregón del año 2013 nuestro querido José Javier Muñoz, antiguo delegado episcopal y a quien rendiremos homenaje póstumo hoy: “La Semana Santa hermano, no es tuya, es de Dios. Pero te quiere tanto que la ha puesto en tus manos para que la cuides, la mimes, la protejas y la embellezcas”. Hagamos honor a sus palabras trabajando unidos por nuestra Semana Santa”. A continuación, cedió el turno de palabra al tesorero de la institución, Rodrigo Merchante, quien presentó a José María Albareda enfatizando su trayectoria artística, sus influencias y el marcado estilo personal de su arte.

Fue al término de las palabras de Merchante cuando José María Albareda, acompañado por el presidente de la institución, levantó el repostero de la Junta de Cofradías que guardaba con celo la imagen más esperada del año por los nazarenos de Cuenca para que todas las miradas se posaran en su Cartel. El Auditorio rompió en un largo y sentido aplauso para recibir a la que es ya la imagen de nuestra Semana Santa de Cuenca 2024.

La inmensidad y el vacío

“He titulado este Cartel ‘La inmensidad y el vacío’. Y he elegido este título, que se basa en un fragmento de un poema de José Ángel Valente, porque refleja la esencia de lo que he querido expresar”. Con un discurso sencillo y conciso, visiblemente emocionado y desde el corazón, desde la esencia misma de su obra, José María Albareda detalló para los presentes el significado de su obra, protagonizada por las hermosísimas manos que Federico Coullaut-Valera talló en la madera de la que gubió a Nuestra Señora de la Soledad de San Agustín. “Existía un término en el arte del Renacimiento italiano que me interesa destacar: Sprezzatura. Lo definió Baldasare Castiglione para expresar aquellas cualidades de la pintura vinculadas al misterio y a la importancia que sobre la obra ejerce representar algo que pueda acercarse a lo invisible. Vasari evocó esto mismo al hablar de la grazia” explicó Albareda.

El Cartelista reconoció que diseñar el Cartel de la Semana Santa de Cuenca “ha supuesto una experiencia estimulante y también un reto difícil de llevar a cabo”. Es por eso que, tras trabajar durante varios meses en el modelo “me di cuenta de que en esencia era un cuadro. Una composición con un marcado carácter narrativo. Me había limitado a copiar la apariencia de unas imágenes, pero no había penetrado en la esencia secreta de las emociones que representan. Había plasmado su aspecto externo, pero no revelaba ninguna verdad. El Cartel debe ser otra cosa”.

El Cartel, expresó Albareda casi como si reflexionara en voz alta, “al igual que cualquier obra de arte, debe sugerir más que mostrar. Debe primar el efecto de la primera impresión y ser a la vez sencillo y efectivo. Con los menos elementos, se debe revelar lo más”. Entonces, se planteó “que debía hacer una obra que resultase sugerente. Que resaltara el tiempo y donde el silencio adquiriera una especie de presencia. Transformar lo íntimo en algo monumental, de manera modesta. Con elocuencia, pero con apariencia sencilla. Y, sobre todo, que reflejara los instantes más decisivos de unos momentos trágicos. Una búsqueda de lo Absoluto en el vacío que lo envuelve todo”.

Y así, en esa búsqueda y casi por casualidad, el Cartelista llegó a las manos de Nuestra Señora de la Soledad de San Agustín mientras tomaba unas fotografías de la talla complementarias para su obra. Unas manos “que encierran todo un profundo pesar y a la vez imploran. Inspiran a la vez gravedad y sosiego. Las manos generan espacios y, al cerrarse, crean un centro de culto. Al ver tan cerca las manos de la imagen, comprendí inmediatamente que ahí estaba el motivo para el Cartel” confesó. Curiosamente y para reforzar su elección, el Cartelista recordó haber leído “que las manos conectan directamente con el corazón”.

Si las manos son el elemento protagonista y central, la luz y su contraste con la oscuridad logran “que la materia que compone la pintura de las manos genere una luminiscencia que trascienda”. La composición se completa “con una clara distribución central para intensificar los elementos protagonistas, el punto de máxima tensión”. Para José María Albareda, el objetivo del artista “es dar siempre un punto de vista inédito. Y el Cartel debe tener misterio, ya que el misterio genera energía. Y como dijo Zóbel: el propósito del arte es el descubrimiento y la evocación de una visión”.

El Auditorio otorgó un segundo y largo aplauso al Cartelista – quien dedicó su Cartel a su madre, recientemente fallecida – sin poder apartar en ningún momento la vista de su magnética obra.

Palabra de Pregonero

El acto de presentación del Cartel supone también la puesta de largo oficial del Pregonero, este año el investigador y escritor conquense Julián Recuenco. Presentado por la secretaria de la JdC, Sara Robles, quien ofreció a los presentes una breve semblanza de su muy prolífica carrera, Recuenco no quiso – pese a que el auditorio lo esperaba – desvelar nada de su Pregón del próximo 22 de marzo, Viernes de Dolores, pues consideró que no eran ni el momento ni el lugar, por ser la noche del Cartel. Antes bien emplazó a los presentes a acompañarle dentro de unas semanas, cuando llegue el momento de que la Palabra abra la Semana Santa.

“Espero y deseo que, cuando llegue el día, yo pueda estar a la altura de vuestras ilusiones, pueda estar a la altura de nuestra Semana Santa y de tantos y tantos pregoneros como me han precedido, desde aquellos tiempos, ya lejanos, en los que el más genial poeta conquense de nuestro siglo XX, Federico Muelas, fuera el encargado de lanzar a las ondas de la radio el anuncio de que han llegado los días de la Pasión; precisamente este año, cuando se cumple el cincuentenario del fallecimiento del escritor que tanto publicitó Cuenca entre sus amigos intelectuales” aseveró Recuenco.

El Pregonero confesó sentir especial ilusión por suceder en el cargo a su buen amigo Carlos Julián Martínez Soria, para quien tuvo palabras de afecto. También las tuvo para el Cartelista, a quien le une una sólida amistad que, sin embargo, no ha sido motivo para querer conocer antes de tiempo detalles de la obra con la que anunciaría la Semana Santa de este año. Del Cartel aseguró que “es, desde luego, un gran Cartel, digno de suceder en el plano secuencial a los excelentes carteles que en los últimos años han realizado tanto Enrique Martínez Gil como José Antonio Perona”.

Julián Recuenco tuvo palabras de recuerdo para José Javier Muñoz, el ‘pater’, así como aseveró que los nazarenos y nazarenas de Cuenca “somos los mejores transmisores y difusores de la tradición”, en tanto en cuanto cada año llevamos a todos los rincones nuestro spot de Semana Santa.

Miradas’ para la Semana Santa de Cuenca

“Yo puedo decir que en Cuenca he tenido una experiencia única… Una experiencia difícil de explicar, solo vivida se puede entender… Yo puedo decir que en Cuenca he visto una mirada única…” Con estas frases sobre un plano de la ciudad desde la Torre de Mangana arranca ‘Miradas’, el spot de la Semana Santa de Cuenca 2024, una pieza que pone el énfasis en la mirada única – e inédita, que diría el Cartelista – de los nazarenos conquenses, esa mirada que convierte en única su Semana de Pasión.

Dirigido por Sergio Valverde y producido por el equipo de Cuenca News, el spot recoge todas las realidades de la Semana Santa conquense, desde quienes llevan décadas viviéndola en la calle hasta quienes la documentan con sus cámaras fotográficas y de vídeo por el mero placer de poder verla siempre; desde las primeras miradas de los niños a las de los más mayores que no saben si la de este año será la última; desde la de quien ve pasar la procesión por debajo de su balcón hasta quien la mira con nostalgia y desde la distancia gracias a la magia de las redes sociales.

En cuatro minutos, el vídeo promocional de la Semana Santa de Cuenca interpela directamente al sentimiento del nazareno y a la curiosidad del visitante, con un claro mensaje: que todo aquel que venga a vivir la Pasión en Cuenca encuentre su propia mirada.

Homenaje a José Javier Muñoz

Uno de los momentos más emotivos y especiales de la noche fue, sin duda, el homenaje póstumo a José Javier Muñoz, ex delegado episcopal de la Junta de Cofradías, fallecido hace unos meses. El presidente de la institución, visiblemente emocionado, recordó que “José Javier, el ‘pater’, amaba profundamente la Junta de Cofradías, vivía volcado en evangelizar desde ella y, al mismo tiempo, era un trabajador incansable, implicado y siempre buscando ayudar; podías abrir la puerta de la institución y encontrártelo colgando cuadros, barriendo... Así era el ‘pater’: Un todo terreno, una persona que dejó huella”. Hasta la capital se desplazaron sus hermanos, para recoger el reconocimiento y el cariño de toda la comunidad nazarena.

Y así, con un nuevo llamamiento a la unidad y con la emoción en lo más alto tras la proyección del spot, finalizó el primer gran acto de la Semana Santa de Cuenca 2024. “La Semana Santa y Cuenca es el perfecto binomio, porque una no se entiende sin la otra. Que esta Semana Santa, seamos conquenses que se unen en la fe y en el trabajo perenne por su Semana Santa” concluyó Sánchez Albendea.

La presentación contó en esta ocasión con intérprete de Lengua de Signos, servicio con el que también se contará en el Pregón del próximo 22 de marzo.

Nos preocupamos por su privacidad

Este sitio web utiliza únicamente cookies de Google Analytics para analizar la navegación, medir el número de visitantes y su comportamiento en el sitio, y mejorar así la experiencia de uso y nuestros servicios. Utilizamos también sesiones, imprescindibles para el buen funcionamiento del sitio web. Consulte nuestra política de cookies para obtener más información.

Si decide pulsar “aceptar” nos está usted otorgando su consentimiento para emplear dichas cookies e indicándonos que comprende la información facilitada.

Aceptar todas las cookies Aceptar sólo cookies analíticas Denegar todas