X

Descarga ya nuestra app móvil y lleva en tu bolsillo la mejor guía de la Semana Santa

Ya disponible en:

Android
iOS
La descargaré más tarde...
Nuestro Padre Jesús

con la Caña
Nuestro Padre Jesús

con la Caña
Muy Antigua, Ilustre y Venerable Hermandad Penitencial de

Nuestro Padre Jesús con la Caña

  • Representante en la Junta de Cofradías

    Antonio Miranzo Martínez

  • Contacto

    jesusconlacana@juntacofradiascuenca.es

  • Hábito

    Túnica de paño y capuz de terciopelo granate, fajín ancho de cuero color caña, guantes y zapatos negros.

  • Escudo

    Sobre piel de cordero, corona de espinas, caña en diagonal de izquierda a derecha y cíngulo en diagonal de derecha a izquierda.

  • Historia

    La primitivamente conocida como “Hermandad del Santo Paso de la Caña”, es creada en los primeros años del s.XVI por la Orden de Frailes Menores, los Franciscanos bajo la advocación de Cabildo de la Sangre de Cristo y fines distintos a los actuales, pues se encargaba del enterramiento de los fieles y hermanos sin recursos. Esta advocación y fines se repiten de igual manera por toda la geografía española, y al igual que en nuestro caso, muchos han acabado siendo el germen de su Semana Santa.

    A día de hoy se desconoce la fecha exacta de la fundación del dicho Cabildo de la Sangre de Cristo, si bien ya en 1515 se tiene referencia clara de él.

    Posteriormente se une al Cabildo de la Vera Cruz, también de origen franciscano, y al de la Misericordia, algo posterior en el tiempo, siendo una de las cuatro Hermandades filiales del antiguo Cabildo de la Vera Cruz, Sangre y Misericordia de Cristo en el s. XVI. Esta unión de Cabildos (hoy continuada como Archicofradía de Paz y Caridad), recibía culto en la antigua ermita de San Roque, frente al campo de San Francisco (actual iglesia de San Esteban) y supone el inicio de nuestras procesiones en la Semana de Pasión, más concretamente el del Jueves Santo. El llamado Cristo de la Caña y posteriormente Santo Paso de la Caña, al atribuirle la ciudad algún hecho milagroso que no ha llegado a nuestros días, forma parte de la "Capilla de los Grandes Pasos" desde las primeras noticias que se tienen, ocupando el colateral de la derecha en la antigua ermita de San Roque. Es suficientemente probada, ya en el siglo XVII, la tradición de una función concreta: la caridad, que suponía, el acompañamiento y enterramiento de los ajusticiados de la ciudad, dándoles su socorro, tanto espiritual como material. Esta Caridad es la que siglos más tarde le daría el nombre actual a la Archicofradía. Esta obligación, que en 1865 constituía el articulo primero de su reglamento se mantuvo durante varios siglos, siendo esta Hermandad la última que acompañó a un reo de muerte en la ciudad de Cuenca en 1907.

    En el enorme destrozo que la invasión de las tropas napoleonicas dejó en Cuenca, es una de las hermandades que más perjuicios sufre, siendo usada la imagen de su titular como simulación de un soldado de guardia en una garita. Esta invasión causa La ruina de la ermita de San Roque, hasta entonces sede del Cabildo de la Vera Cruz, Sangre de Cristo y Misericordia, y de las cuatro hermandades de los Pasos procesionales de Jueves Santo, Oración en el Huerto, Jesús con la Caña, Jesús Nazareno y Soledad de Nuestra Señora, a las que se había sumado en el desfile la del Ecce-Homo, que recibía culto en la iglesia de San Gil. Llega una estancia provisional en la iglesia de San Esteban, y posteriormente todas las imágenes procedentes de aquella ermita llegarán a la de San Antonio Abad en 1818, gracias a la invitación del Ayuntamiento de la ciudad, propietario del templo por concesión real de 9 de marzo de 1817, abandonado como estaba desde la disolución de la Orden Hospitalaria de San Antón en 1791, y con toda seguridad arrasado en el saqueo de las tropas francesas.

    En el desfile procesional de Jueves Santo de 1934, ya dentro de la Catedral, la talla se golpea con el frontispicio de la reja de la Capilla de los Apostoles y, aunque los daños son menores, la Hermandad encarga al escultor Marco Pérez una nueva efigie que únicamente participará en la procesión del Jueves Santo de 1936 siendo posteriormente destruída en los desastres de la Guerra Civil. Tras la contienda civil la Hermandad recibe de familia del Hermano Miguel Martínez una imagen gubiada por Vallori.

    La Sagrada Imagen del Señor es obra de D. Federico Collaut-Valera Mendigutia (Madrid 1912- Segovia 1989). Entregado a la Hermandad en 1947, año de su primera procesión, expone al Señor presentado al pueblo después de ser azotado, coronado de espinas, cubierto por la clámide romana y por cetro, una caña. Considerada como una de las obras maestras de su autor, y de nuestra Semana Santa, está realizada totalmente en madera policromada. Tallado magníficamente bajo la influencia de la imaginería neobarroca más clásica. Con un tratamiento muy realista en su destacada anatomía, el Señor se muestra coronado de espinas, con ambas manos atadas y un contrapposto que adelanta ligeramente el pie derecho, lo que proporciona cierto movimiento y contribuye a romper la frontalidad. Presenta una anatomía realista y muy cuidada, que acusa rasgos naturalistas, apreciándose a la perfección músculos y venas. Magistralmente realizada está la zona clavicular, que normalmente queda oculta bajo el manto. Huesos, músculos y tendones dan una tremenda tensión al giro del cuello y al ladeo misericorde de la cabeza. En torso y espalda, destacan las veladuras que marcan la musculatura y los hematomas de la flagelación.Las manos, ultradetalladas, muestran venas y pliegues cutáneos muy evidenciados, mostrando la derecha alguna mancha de la sangre derramada. El Señor posee varias clámides bordadas en oro sobre terciopelorojo o granate, algunas de ellas del s. XIX. La última, estrenada en 1999, es obra de Eduardo Ladrón de Guevara y Patrocinio Soto. Es portada esta espléndida talla por 24 banceros sobre andas talladas, por los Hermanos Pérez del Moral en 1981, que llevan candelabros de bronce de 1905 con tulipas isabelinas.

    El 27 de Marzo de 2014 le son concedidos los títulos de "Muy Antigua" e "Ilustre" por el Obispo de la Diócesis de Cuenca D. José María Yaguas Sanz, pasando a tener la denominación actual de Muy Antigua, Ilustre y Venerable Hermandad Penitencial. Para el Besapié de 2016 se sustituye la caña corta de bambú que portaba, por una más larga, tal y como fue ideado por el escultor. El cambio es aprobado en junta general, procesionando ya así, ese mismo año.

  • Culto

    Celebra sus Cultos en la primera semana de Cuaresma, siendo el primer sábado el Solemne y Devoto Besapié, el primer domingo Función Principal Estatuaria, y funeral por los hermanos difuntos al día siguiente.