Mediodía memorable en el que brillaron como nunca los colores nazarenos de Cuenca